(MALIN+GOETZ)

Aparcaron sus respectivas carreras profesionales, unieron sus apellidos y fundaron (MALIN+GOETZ). Corría el año 2004 en el barrio de Chelsea, en Nueva York.

Fue entonces cuando Matthew Malin y Andrew Goetz irrumpieron en el mundo de la cosmética con una firma que suponía una modernización del concepto de botica de barrio. ¡Y lo consiguieron!

La marca nació con un claro objetivo: hacer del cuidado diario de la piel un proceso sencillo, reduciéndolo a dos pasos, limpiar e hidratar; y poniendo el foco, sobre todo, en las más sensibles, a las que (MALIN+GOETZ) mima con muchísimo cariño.

Desde su fundación, la firma se ha rodeado de especialistas que recurren a tecnologías innovadoras y sofisticadas para diseñar tratamientos unisex completamente eficaces, suaves y no irritantes para la cara, el cuerpo y el pelo.

Todos los productos de la marca, no testados en animales, prescinden de cualquier fórmula innecesaria; como detergentes, colorantes, parabenos y perfumes sintéticos.

Según la gama, cada frasco lleva grabadas unas inscripciones en un color distinto: azul, para la cosmética facial; verde, para la corporal y rojo, para la capilar.





¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades