¿Cómo hay que quemar (bien) una vela?

Queremos que disfrutes de tu vela, pero, sobre todo, garantizarte la seguridad, calidad y fiabilidad durante su uso; así que aquí te sugerimos algunas recomendaciones:

  1. La primera vez que utilices tu vela, déjala encendida entre dos y tres horas seguidas o hasta que la capa superior de la cera esté completamente líquida. Así evitarás que se formen cráteres alrededor de la mecha (¡no te asustes!, puede que esta suelte un poco de humo al encenderla).

  2. Corta regularmente la mecha con el cortador específico (cortamechas) para evitar que ahúme o se recaliente el cristal de la vela. Te recomendamos un largo de entre 3 y 5 mm.

  3. Cada vez que apagues tu vela, utiliza preferiblemente un apagavelas o cúbrela para evitar que la cera líquida se derrame.

  4. La vela se consumirá de manera regular si te aseguras, una vez que la apagues, de dejar la mecha recta y centrada (hazlo en caliente para evitar que la mecha se parta. Puedes ayudarte del cortamechas).

  5. Nunca dejes tu vela desatendida (¡cuidado con los niños!).

  6. Nunca coloques tu vela encendida cerca de una corriente de aire o sobre una superficie de cristal, madera o mármol sin una base.

  7. Nunca muevas una vela encendida o recién apagada: la cera líquida puede derramarse.

  8. En general, siempre ten en cuenta las precauciones que aparecen en la caja de tu vela. 

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades