Colores

¿Y si...?

03 de octubre de 2018

Amarilla, naranja, azul, verde o roja. Y tú, ¿qué puerta elegirías? Puede que se te pase por la cabeza que, al elegir una de ellas, renunciarás a averiguar lo que se esconde detrás de las demás. Es entonces cuando empezarás a preguntarte: ¿y si hubiese elegido otra diferente? ¿Y si...? ¿Y si...?

Es que, en todas las decisiones, hay algo que nos quedamos y algo que dejamos de lado. Eso que los expertos llaman coste de oportunidad. Eso que, a veces, nos hará dudar.

Tras muchas ocasiones en las que la indecisión ha sido la protagonista, me he prometido a mí misma no titubear más. ¡Qué más da! Porque, en el fondo, detrás de cada una de las puertas hay un futuro diferente, pero todos apasionantes.

Y porque, como alguien me dijo una vez, ese tipo de preguntas que de vez en cuando se pasean por nuestra imaginación se refieren a algo irreal, a algo que no existe. Con todos esos “¿y si…?” podríamos crear un mundo paralelo. ¿Y si hubiese hecho esto? ¿O aquello? En realidad, no lo hiciste y, como no se puede retroceder en el tiempo, no vale la pena preocuparse.

Aquello que te define

A lo largo de nuestra vida tomamos un millón de decisiones que, al final, dicen quiénes somos. Son esas que forman parte de nosotros y nos hacen felices. Y, con el paso de los años, me he dado cuenta de que, elijamos lo que elijamos, nuestra decisión será la correcta.

Si acertamos, brindaremos por ello. Si nos equivocamos, habrá que volver a empezar. Habrá que aprender. Pero sin olvidar que... no hay mal que por bien no venga.

Además, estamos en un momento en el que hay que apostar, arriesgar, caerse y levantarse. O eso dicen. Y es algo que me encanta, aunque a veces me pregunto: "¿Cuándo seremos lo suficientemente mayores como para dejar de aplicar esta norma?". Espero que nunca porque entonces habremos dejado de vivir con los cinco sentidos. Y porque todo el mundo sabe que es mucho más divertido así.

Si las cosas fuesen predecibles, la vida no sería una aventura. Por eso, he descubierto que la peor decisión que podemos tomar es no decidir nada. Así que, vamos a elegir. Ir o venir. Abrir o cerrar. Blanco o negro. Dulce o salado. Dar o recibir. Cerca o lejos. Humor o seriedad. Día o noche. Vamos a elegir, porque nadie podrá hacerlo por nosotros.

Ojalá elijamos. Porque cada una de las decisiones nos enseñará por dónde seguir. Y, ojalá, con el tiempo, abramos todas las puertas que se nos pongan por delante. Ojalá elijamos alguna. Yo elijo la azul. Como el color del Eau de Parfum 'Celluloid Heroes' de SALLE PRIVÉE. Porque está pensada para los que se sienten jóvenes. Porque es el color de los vividores y de los que nunca dejarán de serlo. ¿Y tú, cuál eliges?




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Otros artículos que pueden interesarte...

The 90's
The 90's

17 de octubre de 2018

I love brunch
I love brunch

10 de octubre de 2018

En los ojos del que mira
En los ojos del que mira

26 de septiembre de 2018

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades