Tan fácil como sumar y restar

Tan fácil como sumar y restar

24 de enero de 2018

Todos los años nuevos empiezan con una lista de propósitos que siempre esperamos cumplir. La mía es interminable.

Los que me conocen dicen que soy un manojo de proyectos por realizar y de ideas que poner en marcha, y siempre intento dar de sí esos 365 días para llegar a todo. Como todavía estamos en enero, creo que no viene mal refrescar todo lo que queremos conseguir para hacer de este 2018 un año diferente e inolvidable.

Un buen amigo mío siempre me decía: “Si siempre haces lo mismo, siempre conseguirás el mismo resultado”. Y tenía razón. Así que, a las personas que, como yo, necesitan algo nuevo, os propongo que este sea nuestro año más original.

En mi caso, creo que lo mejor es reducir un poco esa lista de objetivos por cumplir para poder centrarme en lo verdaderamente importante. No se hable más, este año solo tengo un propósito: aprender a sumar y restar.

Os preguntaréis: “¿Por qué?”, si es algo que todos sabemos hacer. Lo que pasa es que, muchas veces, no conocemos las cifras que darán la solución y yo me he dicho a mí misma: “Quiero conocerlas”.

Porque hay cosas que me sobran y otras de las que siempre quiero más. Porque los propósitos son siempre de sumar o restar. Sumar buenos momentos, éxitos, más cariño y tiempo para nuestros seres queridos; más planes especiales y una pizca de alegría para pintarnos nuestro propio sol en los días más lluviosos.

Lectura

¿Sabéis?, para esos días en los que parece que se han caído las nubes y en los que cuesta salir de la cama, tengo un remedio casero que me encanta: una manta amorosa, un café y leer un buen libro a la luz de una de mis velas perfumadas favoritas. Y es que, me gusta tanto, que, si pasan muchos días sin llover, lo echo de menos.

Y restar, quitar esas pequeñas cosas que no nos gustan del día a día. Prescindir de todo aquello que nos impida avanzar.

Hay propósitos fáciles, difíciles, realistas o de película de ficción. Los hay asequibles y los hay imposibles. La verdad es que, lo más importante, es no poner freno a nuestros sueños y buscar la forma de hacerlos realidad.

¿Cuál es la fórmula secreta?

¿A qué tecla tengo que dar? Me encantaría tener la fórmula secreta para conseguir todo lo que me propongo, al fin y al cabo sería la garantía de un buen año. Pero, si las cosas fuesen predecibles, la vida no sería una aventura. ¡Creo que es mucho más divertido así!

Solo puedo decir que sumar siempre me ha resultado más fácil y que, una vez que empiezas, crea adicción. Es que nos encanta sumar cervezas con los amigos, una escapada de fin de semana, tiempo para los demás, muchos días de diversión, buenos recuerdos, algún viaje pendiente y también regalos en los momentos más especiales.

Cervezas

¡Me parece mucho más complicado restar! Me cuesta porque es dejar de lado algo que, aunque no me guste, lleva mucho tiempo haciéndome compañía.

Pero, con el tiempo, al final le pillas el truco y tengo doce meses para practicar. Ese es mi propósito (in)alcanzable.

Es que me he dado cuenta de que lo bueno es enemigo de lo mejor, así que, este mes de enero, me he puesto manos a la obra para no llevarme sorpresas en diciembre y ya he pensado mi estrategia: voy a restar el mal tiempo con buena cara, ya que la mejor arma siempre es la sonrisa.

También eliminaré todas las quejas aprendiendo a ceder un poco más. Voy a disminuir algunos cigarrillos (que son mi vicio favorito) y los cambiaré por todas las bocanadas de aire fresco que pueda disfrutar a la orilla del mar.

Y, ya que estamos, voy a quitarme algún kilo de más, ¡que nunca viene mal! Aunque me conozco para saber que no soy de las que dicen “mañana salgo a correr”, y salen...

Qué curioso es este mundo de los propósitos de año nuevo que tanto resuena con las campanadas y que luego se abandona en un cajón. Pues, este año, será diferente, único. Este año cumpliremos y haremos de estos 365 días un gran capítulo de nuestra historia.

Por eso, cada mañana me lo recordaré para que no se me olvide, como alguien que me dijo una vez: “Empieza cada día como si tú lo inventases y descubre que es algo tan fácil como…”. Ya os sabéis el final.




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Otros artículos que pueden interesarte...

I love brunch
I love brunch

10 de octubre de 2018

¿Y si...?
¿Y si...?

03 de octubre de 2018

En los ojos del que mira
En los ojos del que mira

26 de septiembre de 2018

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades