Simplemente Londres

Simplemente Londres

14 de febrero de 2018

Querido Londres: la verdad es que hay veces que no sé por dónde empezar a escribir y esta es una de esas veces. ¡Tengo tanto que contarte y tanto que agradecerte!

Lo cierto es que nos conocemos desde hace bastante, pero, cada vez que voy a verte, siento que nunca terminaré de descubrirte. Eres tan grande, tan inabarcable, tan tuyo.

Es muy difícil que alguien consiga pasear todas tus calles. Eres la ciudad de la que todo el mundo se siente parte. Eres un cielo en el que, siempre que miras, ves un avión. Eres diversidad. Eres culturas, en plural, y me encantan tus contrastes.

Creo que eres ese lugar que enseña a la vez que reconforta. El sitio donde me siento libre. Eres el único viaje que planeo sin que me sienta turista. Eres Londres, simplemente Londres.

Ayer volví a Madrid después de una escapadita y qué bien sabe volver a verte. Y como tenía que recordar todo lo bueno que tienes, preparé un planning con un recorrido de 72 horas.

¿Cómo conocerte en un fin de semana?

Día 1

Amanece el viernes y, con suerte, veremos el sol a través de la ventana. Después de desayunar y coger fuerzas con un cappuccino y un muffin en una de las cafeterías más típicas, ya podemos empezar la aventura.

Cabina Londres

Creo que es genial empezar con una pequeña ruta por central London para ver los puntos turísticos más importantes. Podemos comenzar por Hyde Park, disfrutando de un largo paseo hasta Hyde Park Corner.

Ha llegado la hora de hacer una visita a la reina de Inglaterra a través de Constitution Hill: Buckingham Palace nos espera. Y los guardias, también.

The Mall, esa calle tan majestuosa, nos llevará hasta Trafalgar Square, presidida por el National Gallery. Cómo se disfruta en sus galerías, descubriendo algunos de los cuadros más famosos que hay en sus salas.

Estamos a un paso de Westminster Abbey y el Big Ben, sin duda uno de mis sitios favoritos. El Támesis parece darnos la bienvenida y, al cruzar el puente, se encuentra el London Eye.

London Eye

Se me ocurre un millón de sitios para comer, pero, por no alargarme, sugiero una hamburguesa o una buena pasta en un restaurante que aún no hayas probado. Y es que improvisar también forma parte de un viaje perfecto

Por la tarde podemos ir a otro museo, todos tienen mucho que enseñar. El British Museum es el que elegí y, si vais, no os decepcionará.

Londres se conoce caminando por sus calles, por las menos turísticas, alejándote del bullicio de la ciudad. Y, lo mejor después de una tarde cultural, es caminar sin rumbo hasta encontrarte, por casualidad, en la calle de los musicales o en el mercado de Covent Garden.

Y, para cerrar el día, lo mejor es darnos un homenaje con una cena especial y una copa en alguna terraza cerca de Picadilly Circus, en Carnaby Street. ¡Todavía no habíamos pasado por Oxford Street y Regent Street porque merece la pena verlo de noche!

Regent Street

Día 2

Por fin llega el sábado y, con él, el momento de ir a uno de los lugares más mágicos de esta gran ciudad: Portobello. El glamuroso barrio de Notting Hill nos prepara su mercado de antigüedades para que nos perdamos por sus puestos durante toda la mañana. ¡Además, hay un montón de sitios para comer!

Portobello Road

Por la tarde podemos dar un paseo por Knightsbridge y entrar en Harrods. ¡No hay otro centro comercial igual! Y me encanta porque allí están mis perfumes favoritos, los de BYREDO, expuestos en un salón como si fuesen un tesoro.

Después, podemos coger el metro para ir a la zona de Tower Bridge, ese puente tan característico de la ciudad. Además, en esa zona podremos ver Tower of London y St. Paul’s Cathedral. ¡Conseguiremos que no se nos escape nada y que nos dé tiempo a ver todo lo importante!

Por la noche, tengo una sorpresa preparada y es que, reservando con antelación, podemos subir al Sky Garden, uno de los rascacielos más altos de la City; desde donde puede verse toda la ciudad.

Calles de Londres

Día 3

Para que el domingo y la vuelta a casa no se nos haga muy cuesta arriba…, hemos reservado un plan muy especial: Camden Market, un mercadillo en el que se funden todos los estilos y en el que encontrarás las cosas más insospechadas. Es una parada obligatoria para terminar esta aventura por todo lo alto.

Querido Londres, o Dear London…, es que cada vez que voy a verte acabo enamorada del idioma con los acentos tan diferentes que se llegan a oír. Gracias por hacernos disfrutar tanto y por compartir toda tu grandeza. Gracias por todos los recuerdos que nos llevamos con nosotros y en un millón de fotos.

Espero que nos volvamos a ver pronto. La verdad es que no hay palabras para definirte, para explicarte del todo, Londres, y todo lo que nos regalas. Pero ya sabes eso que dicen…, que casi todo lo que nos hace felices es siempre inexplicable.




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Otros artículos que pueden interesarte...

Sin filtros
Sin filtros

08 de agosto de 2018

Ruido en blanco
Ruido en blanco

02 de agosto de 2018

Las huellas de agosto
Las huellas de agosto

25 de julio de 2018

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades