Mi equipo eres tú

Mi equipo eres tú

09 de mayo de 2018

Nunca me he considerado futbolera y nunca pensé que escribiría un post como este. Pero la vida nunca deja de sorprendernos… y creo que es aquí donde radica lo increíble que es.

Estas últimas semanas he tenido la oportunidad de poder ir a dos partidos de fútbol. He conocido dos estadios y cuatro equipos diferentes. Y, además, en el asiento de al lado tenía a una de las personas que conozco que más disfruta con los partidos: mi padre.

Me iba explicando la técnica de este deporte y también lo que iba haciendo la afición desde las gradas. Sí. Hoy os hablaré de fútbol. En concreto, de su afición. Esa que es leal hasta el final y que comparte con su equipo todos los éxitos. Pero, más importante, esa que le acompaña en todas sus derrotas. Una afición que no se rinde. Una afición que se convierte en un estilo de vida.

Se me ponían los pelos de punta al oír gritar a miles de personas a una sola voz y viviendo cada minuto como si se les fuese la vida en ello. Algo parecido a lo que se siente en un concierto de tu cantante favorito. Yo pensaba...: “Ojalá tenga algún día tanta pasión por algo”. Porque creo que es una mezcla de locura y realidad, necesaria para ser feliz.

Concierto

Yo estaba allí sentada intentado participar en el ambiente, esperando a ver si se me pegaba algo de ese entusiasmo que tenían todos. Pero no hubo éxito. Y entonces fue cuando me vino la inspiración para escribir este post. Para mí, ¿quién es mi equipo favorito? ¿De quién soy afición? Fue entonces cuando descubrí que nunca podré formar parte de la afición de aquel estadio, pero no me importa. Porque tengo un equipo que es mucho mejor.

Soy fan de ti

Mi equipo está formado por personas muy diferentes. No todas son deportistas ni, mucho menos, van vestidas con la misma equipación. Con el número 1 están mis padres, siempre los primeros. También hay familia, amigos, conocidos y hasta personas con las que solo me he cruzado una vez. Son el equipo de los vividores, de los que tienen algo que enseñar sin ni siquiera saberlo, de los que quieren llegar lejos. En otras palabras, todos los que tienen sangre en las venas, ilusión y ganas de vivir.

Soy fan de mis padres porque me han enseñado lo más importante y lo más valioso que tengo. Soy fan de mis amigas, tanto que a veces me quedo observando fascinada, preguntándome si existe algo más grande que ellas. Soy fan de todos los que se levantan por la mañana con ganas de comerse el mundo y de aquellos que disfrutan hasta con la rutina más cotidiana. Siento los colores de sus camisetas como esa gran afición que vi en el estadio.

Pinceles

Soy fan de los que aman lo que hacen, y hacen lo que aman. Soy fan de los artistas, de los que crean de la nada, como Yves Coueslant y Desmond Knox-Leet cuando encerraron unas vacaciones de verano en Grecia en el Eau de Toilette Philosykos de diptyque. Soy fan de los sonrientes, sobre todo de aquellos que te regalan una sonrisa sin conocerte. Soy fan de los que se levantan una y otra vez, de los que aprenden algo nuevo cada día, de los valientes, de los disfrutones. Soy fan de esos que, en los días grises, les da por pintar un sol amarillo.

Sí. Soy fan de ti. Mi equipo favorito del mundo eres tú y, además, tengo la suerte de poder ser un jugador más en este partido. Aunque no te lo negaré, a veces me quedaré en el banquillo mirándote, esperando ser como tú algún día. Porque eso es lo que más me gusta. Ser tu mayor fan.




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Otros artículos que pueden interesarte...

Sin filtros
Sin filtros

08 de agosto de 2018

Ruido en blanco
Ruido en blanco

02 de agosto de 2018

Las huellas de agosto
Las huellas de agosto

25 de julio de 2018

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades