Lo demás está por escribir

Lo demás está por escribir

por Clara Estévez 16 de mayo de 2018

Me encantan las máquinas de escribir. En el fondo, nunca he utilizado una y creo que tardaría bastante en conseguir un párrafo sin un manchurrón de tinta o sin que se me cruzasen dos letras. Pero, por eso mismo, me gusta.

Es alucinante, pero ya solo existen en algunas casas de estilo vintage o en las tiendas de antigüedades. Se han convertido en un artículo de lujo y eso que no fue hace tanto tiempo cuando eran protagonistas en la Historia. El sonido de las teclas era constante en las habitaciones de grandes escritores, esos que, letra a letra, crearon tus libros favoritos. El rodillo que sostenía la hoja llegaba al final de la línea y, pulsando una tecla, se saltaba a la línea siguiente, así hasta llegar al final de cada capítulo.

Además de esos grandes escritores, había muchas personas que la utilizaban y seguro que, si yo hubiese nacido en esa época, me habría encantado usarla. Padres e hijos, madres e hijas, maridos y esposas, novios, novias, viejos amigos. Todo aquel que tuviese algo que decir a través de una carta.

Creo que, hace unos cuantos años, escribir era diferente. Escribir era comprar sobres y sellos, indicar una dirección y un remitente, y dar un paseo hasta el buzón. Escribir era convertir al cartero en una de las personas que más podían alegrarte el día. Porque, sí, escribir, muchas veces, también era esperar una respuesta.

Escribir era regalar tu tiempo al destinatario de la carta. Escribir era dejar huella, sentarse y esperar la inspiración, convertir en eternas las palabras que se lleva el viento. Sí, lo contrario al anonimato, a la inmediatez, a lo pasajero. Lo contrario a todo lo que abunda hoy en día.

Por eso me he prometido a mí misma: menos tweets, menos alertas, menos titulares y menos comentarios. Desconecta para conectar. Vuelve a escribir. Escribe cartas. Saca tus pensamientos de ese mundo interior que solo tú conoces. Sincérate. Di lo que sientes. Coge un papel y un lápiz, que es como se escribe de verdad.

Escribir

Entregar una carta es una sensación única. Es regalar una parte de ti a las manos que la reciben. Es saber que ese mensaje permanecerá, pase lo que pase. Es dejar al descubierto tu ‘yo’ y dejar que la otra persona te conozca mejor. Entregar una carta es compartir. Hacer que, algo que era tuyo, ahora sea para dos. Es volver a recordar juntos todo lo vivido.

Tienes un mensaje

Si entregar una carta es una sensación única, la de recibirla es incomparable. Abrir el buzón y encontrarla. Pero no un buzón cualquiera, ni mucho menos el buzón de voz, sino el que tenemos todos en el portal de casa.

Buzón

¡Qué pocas veces nos ha pasado y qué felices nos ha hecho! Porque las cartas acortan las distancias y te hacen viajar. Porque son un tesoro. Porque tienen el poder de hacerte sentir que esa persona está contigo, por muy lejos que esté. Porque encierran recuerdos que ya nunca se olvidarán. Porque las cartas saben a gloria y huelen a lugares exóticos, como el Eau de Toilette 'Eau Mohéli' de diptyque. Porque nunca te cansas de leerlas.

Ojalá no sea la única que piense así. Llamadme romántica si queréis, pero ojalá no perdamos esas buenas costumbres que ahora parecen estar algo olvidadas. Ojalá tu también escribas. Porque pasará el tiempo y nadie más podrá hacerlo por nosotros. Porque cada palabra que aguante el papel será un regalo para siempre. ¿Sabes cuánto es para siempre?

PD: lo demás está por escribir.




Dejar un comentario


Otros artículos que pueden interesarte...

Un invierno con la crema de manos 'Gypsy Water' de BYREDO
Un invierno con la crema de manos 'Gypsy Water' de BYREDO

por Clara Estévez 05 de diciembre de 2018

Simplemente Eau de Sens de diptyque
Simplemente Eau de Sens de diptyque

por Clara Estévez 28 de noviembre de 2018

Cuando EVE LOM te cambia la vida
Cuando EVE LOM te cambia la vida

por Clara Estévez 21 de noviembre de 2018

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades