Historias de San Valentín

Historias de San Valentín

08 de febrero de 2018

Cuenta la tradición que San Valentín tiene su origen hace miles de años, en una época en la que los dioses griegos y romanos simbolizaban algunos de los valores que actualmente siguen vigentes. La belleza, la salud, la fuerza… y el gran protagonista: el amor.

La historia de San Valentín comienza con las hazañas de un sacerdote que desafió a Claudio II celebrando en secreto matrimonios entre jóvenes. Al investigar un poco sobre el tema, me ha sorprendido mucho averiguar que el emperador romano prefería que solo hubiese solteros de oro en las filas de su ejército, ya que creía que estos eran los que mejor resultados daban. ¿Qué os parece?

Así que, podemos decir que, desde el principio, el amor está relacionado con hacer caso al corazón por encima de todo. Hacer lo que sientes, lo que crees que es bueno y lo que te hace feliz. Y, por eso, desde hace mucho tiempo tiene un día fijado en el calendario para celebrarlo de una forma especial.

Estas leyendas se remontan al siglo III, y es que parece que el amor es el mejor legado que nos ha dejado el pasado. Lo mejor que podemos darnos unos a otros de generación en generación. Lo mejor que tiene la vida.

Cada día es una celebración

La verdad es que creo que, el amor es algo tan grande, que no se puede celebrar solo el 14 de febrero, sino que necesitamos todos los días del año. ¡Y me parecen pocos! Incluso, los más rebeldes creen que es una fiesta impuesta y que nada tiene que ver con quererse. Hombre, ni tanto ni tan poco.

Me considero una romántica. De esas que no se avergüenzan de serlo. Me encantan las flores y los detalles sin venir a cuento, los mensajes de texto que te sacan una sonrisa y, sí, también las cartas que, muy de vez en cuando, llegan por correo.

Puede que este día siempre me haya parecido uno más y puede que no llene los márgenes de mi agenda con miles de corazones, pero... me he dado cuenta de que San Valentín tiene algo, no sé qué es, pero lo voy a descubrir.

Sola o acompañada, han sido pocas las veces que lo haya celebrado de una forma especial. No hay obligación de celebrarlo y, de hecho, no soy de las que cumplen este tipo de normas. 

Hasta ahora siempre he preferido innovar y elegir mis propias fechas especiales, aunque, con el tiempo, me he dado cuenta de que esta fiesta esconde algo que comparto: es la ilusión de vivir el amor con mucha intensidad.

Me he dado cuenta de que no celebramos este día, sino que el día nos celebra a nosotros. Las tiendas se ponen a punto y los restaurantes nos dedican una carta especial a todos los que estemos enamorados. Y qué decir de las ediciones limitadas, ¡son mi perdición! Como el perfume para el pelo con aroma a rosa de diptyque...

Por eso..., ¿por qué no aprovechar la ocasión para darnos un capricho? Este año será diferente. El 14 de este mes saldré a la calle con un plan pensado y me iré con Nicolás a cenar a nuestro restaurante favorito.

Intentaré no improvisar demasiado y sorprenderle con algo original, como cada aniversario o cada fecha especial, y sabiendo que este espíritu de celebración durará todo el año. ¡Porque nos encanta brindar por todo lo bueno que nos regala la vida!

Cada día. Todas las mañanas y todos los desayunos serán como el primero y le regalaré mi primera sonrisa del día. Todas las llamadas de teléfono terminarán con un ‘te quiero’ porque, aunque las personas a las que queremos ya lo sepan, nunca nos dirán que no podemos decirlo una vez más.

Al llegar a casa cada tarde, prepararemos la cena con la misma ilusión de siempre. Y, cada noche, le daré un beso de buenas noches tan fuerte como él. Y así podría seguir contando un millón de cosas más.

Porque el amor no es una fecha, sino un estilo de vida. Porque el amor no entiende de rutinas y cada día hay que reinventarlo. Porque el amor es convertir lo ordinario en extraordinario.




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Otros artículos que pueden interesarte...

Sin filtros
Sin filtros

08 de agosto de 2018

Ruido en blanco
Ruido en blanco

02 de agosto de 2018

Las huellas de agosto
Las huellas de agosto

25 de julio de 2018

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades