De repente

Es de repente

por Clara Estévez 20 de junio de 2018

Como un abrir y cerrar de ojos. Como una estrella fugaz. Como tirarse a la piscina. Como una carcajada. Como un beso. Como un viaje no planeado. Como una ola del mar. La vida también es de repente.

Nos creemos que vivimos porque estamos aquí. Porque sentimos. Porque vamos de aquí para allá. Pero no nos damos cuenta de que a veces solo dejamos correr las agujas del reloj. Nada más. A veces, solo nos dedicamos a pasar las hojas del calendario.

Y, en realidad, los vividores saben que la clave está cuando paramos ese tic-tac. Cuando paramos el tiempo en todas sus unidades de medida. Por eso, he descubierto que la vida es de repente.

Es como un golpe de viento. O como estrenar la vela Figuier de diptyque. Como la primera palmada de un aplauso. O como las chispas de una bengala. Como el flash de una cámara. O como cuando, cada noche, se encienden todas las luces de la ciudad a la vez. Sí, así de repente.

Parece que siempre esperamos algo, como si nos hiciese falta o como si estuviésemos incompletos. Y también parece que, cuando lo tenemos, buscamos la forma de seguir esperando otro algo que aún no ha llegado. Y, en realidad, solo cuando dejas de esperar es cuando llega.

Y la felicidad también llega de repente. Como un regalo o un abrazo de los que más reconfortan. Y lo mejor es que, cuando llega, ya no se va. Viene para quedarse, a pesar de todos esos "de repentes" no tan buenos que también tiene la vida.

Es una felicidad en mayúsculas, difícil de describir y que no esperábamos porque ni siquiera nos imaginamos que llegaba hasta esos límites. Y lo sé porque lo he visto en tus ojos.

Quieres que sea para siempre esa felicidad que llega y, sobre todo, quieres compartirla. De repente. Y ese es el secreto. Ese es tu secreto.

Prometido

Lo sé porque lo he visto en sus ojos. Además, su sonrisa ahora es inigualable. Está diferente en todos los sentidos, está cambiada, incluso se puede apreciar en los detalles más pequeños.

Y le preguntas que cuál es el motivo y tarda en contártelo. Se ríe y mira hacia arriba como si pensara qué palabras va a utilizar. Y es que ni siquiera ella misma es capaz de explicarlo. ¿Cuál es su secreto? Feliz es una palabra que parece perfecta para describir cómo se siente y, sin embargo, esta vez se queda corta.

Y no, no le ha tocado la lotería. Por lo menos, no la que esperamos ganar cuando rascamos un cupón. Es algo mejor. (Solo) ha encontrado la felicidad que merece la pena y esa es la que se comparte. Y dice que la sensación es como la de que se acaba el mundo y, ¿sabes qué?, en realidad, empieza.

Y cuánto me alegro de que sea así. Porque has descubierto que la felicidad no depende de uno mismo, sino de las personas que te rodean. Y me encanta. Y me encanta que seas feliz, y que sea de repente. 




Dejar un comentario


Otros artículos que pueden interesarte...

Un invierno con la crema de manos 'Gypsy Water' de BYREDO
Un invierno con la crema de manos 'Gypsy Water' de BYREDO

por Clara Estévez 05 de diciembre de 2018

Simplemente Eau de Sens de diptyque
Simplemente Eau de Sens de diptyque

por Clara Estévez 28 de noviembre de 2018

Cuando EVE LOM te cambia la vida
Cuando EVE LOM te cambia la vida

por Clara Estévez 21 de noviembre de 2018

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades