Si quieres recibir tu pedido antes de Nochebuena, ¡tienes hasta el día 19 a las 14:00 h. para hacer tu compra!

Realidad

En los ojos del que mira

por Clara Estévez 26 de septiembre de 2018

Nunca me había gustado la magia. Hasta que, el fin de semana pasado, todo cambió. Alguien me convenció de lo contrario. ¡Vaya si lo hizo! Solo le bastaron unos minutos, pero os voy a contar esta historia desde el principio.

Recuerdo muchas tardes de verano durante mi infancia que olían a la vela perfumada Feuille de Lavande de diptyque, en las que mi primo hacía desaparecer una moneda detrás de mi oreja. Recuerdo lo nerviosa que me ponía cada vez que lo hacía, como cuando alguien nos enseña un nuevo truco con una baraja de cartas. Todo por no saber descubrir su secreto, por esa sensación de no poder ver lo que sucede delante de tus propios ojos.

También recuerdo la primera vez que fui a ver un espectáculo de un mago reconocido. Solo pensaba en la trampa que podía haber en las mangas de su chaqueta o en el doble fondo de la caja de la que no paraba de sacar todo tipo de objetos. Parecía que lo que hacía era algo IM-PO-SI-BLE.

No podía evitarlo, soy de esas personas que no pueden vivir sin saber el porqué y el cómo de las cosas. Y, por eso, fui público difícil. Nunca me conformé con menos y siempre puse en duda todos los movimientos de aquel mago mientras sacaba de su bolsillo un sinfín de pañuelos de colores que, más adelante, desaparecerían sin dejar rastro. Yo sabía que, en realidad, había truco. O, ¿quizá estaba equivocada?

Cuando la magia se hace realidad

He descubierto que la magia sí que existe y que está en los ojos del que mira. No importa si lo que vemos tiene truco, no importa si parece irreal. No importa que los demás piensen que es un cuento porque, en realidad, la magia es eso que se despierta dentro de nosotros cuando sucede algo bueno que no esperábamos. Es la inocencia de un niño. Es un puñado de sueños.

Algunos, como yo, han aprendido a creer en ella, otros aún se resisten. Sea como sea..., no busques descubrir el truco porque, entonces, nunca verás la magia. Lo sé porque un gran mago me ha dicho que no hay nada que sea mentira cuando empieza su función sobre el escenario. Porque, más allá de sus secretos mejor guardados, hay cientos de miradas que le observan con asombro desde las butacas. Y porque, aunque los trucos no dejen de ser trucos, la ilusión que provocan en los espectadores es real.

Magia, ilusión y realidad. Ese es el camino, el estilo de vida que te convencerá de que no hay nada IM-PO-SI-BLE, el que te convencerá de que todo se puede cumplir si cierras bien los ojos.




Dejar un comentario


Otros artículos que pueden interesarte...

El cielo huele a la vela Baies de diptyque
El cielo huele a la vela Baies de diptyque

por Clara Estévez 12 de diciembre de 2018

Un invierno con la crema de manos 'Gypsy Water' de BYREDO
Un invierno con la crema de manos 'Gypsy Water' de BYREDO

por Clara Estévez 05 de diciembre de 2018

Simplemente Eau de Sens de diptyque
Simplemente Eau de Sens de diptyque

por Clara Estévez 28 de noviembre de 2018

¿A que te mereces siempre lo mejor?

Suscríbete a nuestra newsletter, que no cuesta nada, y te informaremos puntualmente de todas las novedades